DESDE AZOTEAS, SEMANA A SEMANA

Muñiz Y Muñoz: La calidad de los cuentos

   En un lugar de la Mancha … de nombre Argamasilla de Calatrava, donde las noches de verano el cielo se viste de un manto descarado de estrellas, nació un amante de la palabra, la pedagogía y el entusiasmo: José Muñiz García.

Un amigo mío, socio del casino de Beas, me decía un  día delante de una mesa con café: “El que lo ha sido, lo es”.

Y Muñiz lo fue antes y lo sigue siendo: Manchego en ejercicio y docente de vida. En el aula y fuera de ella. Cuando creaba en sus alumnos entusiasmo por la palaba bien escrita y  cuando lo practica él en ese ejercicio extraño de repartidor de parábolas.

Porque sus escritos son eso, parábolas, aunque estén disfrazados de narraciones. Basta con leer entre líneas para percibir cómo funciona su mente creadora cuando está, pluma en ristre, sobre papel del color que sea. Porque, como buen manchego, Muñiz no tiene color preferido, porque en su tierra llana solamente existe el color oro. Y, de vez cuando, el rojo del cinabrio, que no es mala combinación.

Hoy nos llegan dos ejemplares de cuentos para niños, con una niña como protagonista, Teresa, acompañada de un pájaro azul, Paracielo (Bonito nombre: “Más allá del Cielo”), que recorren la fantasía de los lectores, de la mano de la fantasía de su creador. Fantasía, que es cualidad extraña en un manchego en ejercicio… o no (Como dijo Mahmud Yacub, al que ahora están copiando muchos políticos de poca monta)

   

   Hubo una época que vio el éxito de un libro encantador, “Fray Perico y su borrico”, recurso magnífico de los maestros que querían meter a sus alumnos en la tentación de la lectura. Y hoy regresa su autor, Juan Muñoz Martín, prologando los dos cuentos de Muñiz. Porque Muñoz y Muñiz, son pasado, presente y futuro de una saga de españoles que son capaces de sentarse, en compañía de su imaginación, para parir palabras bien escritas, como ambos trataron de enseñar a sus alumnos.

   Palabras bien escritas … No es mala reflexión la que proponemos aquí.

Paracielo, el pájaro azul de Teresa, trae a las bibliotecas escolares la calidad de quien ha pecado de rigor en el lenguaje y se ha condenado por su estilo imaginativo y libre. Pecado grave.

Los alumnos de las escuelas de hoy, tienen la posibilidad de seguir los caminos de Fray Perico, de la mano de un personaje que es parábola … para quien sepa percibirlo: Teresa.

Muñiz, autor de múltiples publicaciones desde su formación de pedagogo y maestro, salta hoy a un terreno grato para el lector y difícil para el creador: El Cuento.

Desde Azoteas “oteamos” un futuro atractivo para los alumnos de los colegios de “aquí”. Colegios de La Mancha, del Sur, de la Costa, de los Montes, … Porque Teresa y Paracielo son traviesos y pueden vivir en los niños de todas partes. Como debe ocurrir en un cuento que se precie.

La fantasía es así …

Larga vida a los cuentos y a los lectores de cuentos.

(Imágenes del archivo de Fotoespacios.com)
 

Este artículo fue publicado por: Azoteas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*