DESDE AZOTEAS, SEMANA A SEMANA

Opiniones: Sebastián Martín Vargas. Cine y casinos.

Sebastián Martín Vargas
Presidente de la Asociación Amigos del Castillo de la Villa de Cortegana

 Huelva es Historia (A veces olvidada), la Sierra es un trozo de paraíso (A veces desconocido) y Cortegana es una Villa emblemática (A veces ignorada por el viajero).

En Azoteas no tenemos estos pecados, porque es Cortegana el lugar donde nació nuestro trabajo de investigación “casinera”. En uno de sus Casinos.

Allí hemos conocido a muchos amigos, tomadas muchas manguaras y jugada alguna que otra partida. Y algún fandango gozado en tascas con sabor. Al natural.

Pero estos casinos tienen un valor colateral, que es imagen generalizada de la Villa: El Castillo. Y en su seno, una asociación que lo protege y lo divulga, con todo aquello que le permiten sus escasos medios. Tan sólo cuentan con voluntad, entrega y unos muros que están ansiosos por recibir en su seno retazos de la memoria de una Historia rica.

Esta asociación, la de los Amigos del Castillo de Cortegana, tiene una cabeza visible, Sebastián, que está ya en la agenda de los amigos de Azoteas y nosotros tenemos el honor de estar en la suya.

Sebastian Martín Vargas, hijo de Almonaster, amante de Cortegana, tiene otros amores (Amén del propio y del legítimo) que lo acompañan en su vida diaria: Dos Casinos a su alcance y el cine clásico, ese que todos hemos gozado en un blanco y negro que ha marcado nuestra vida.

Con Sebastián uno habla de casinos, de películas y actores que son nuestros, de ponencias de temas muy serranos, de ovejas y de cruces de mayo.

Pero Sebastián es de esos que viven en Cortegana pero patean los caminos de la Sierra. Y los del patrimonio, que es su amante discreto.

Desde su perspectiva de     corteganés confeso, la visión casinera en la Villa tiene matices interesantes. Por su militancia en ellos y en la Cultura.

Por eso hoy enriquece esta sección con opiniones que deseamos abran los ojos a la realidad de dos Casinos increíbles: El “de arriba” y el “de abajo”. Que así los llamamos los que hemos sido encantados por ambos.

Azoteas – Hoy toca casinos y cultura, que ambos son de Cortegana. ¿Eres socio de alguno de los dos Casinos?

Sebastián Martín Vargas – He sido socio de los dos y ahora lo soy del “de abajo“

AZ – ¿Desde que edad entras en sus salones?

SMV – Empecé a entrar en “el de arriba” a la edad de siete años, ya que mi padre tenía un cine en el que, con esa edad, me enseñaba a proyectar películas y cuando acababan estas, nos pasábamos por el casino. Como él decía: “Vamos a calentarnos los pies antes de irnos a la cama”. Ahora pienso que en realidad quien se calentaba los pies era yo, él se dedicaba a su charla con los amigos. No había TV y sólo estas charlas y los periódicos te tenían al día

 AZ – ¿Recuerdas algún momento especialmente interesante para tu vida en alguno de los dos?

SMV – Recuerdo levemente, los bailes, la sesión vermut que se hacía en la calle y cogía todo el espacio desde el paseo a la acera de la frutería y desde el Casino hasta el empiece de la calle… . Todo ese espacio lleno de sillas y veladores. Era impresionante. Hablamos de mediados de la década de los 50, la orquesta tocaba dentro del Casino, pero las ventanas estaban todas abiertas para que el sonido saliera fuera. Y después el baile, ya dentro. Con la Orquesta Serrana, que eran todos del pueblo y tocaban maravillosamente

 AZ – Saca de tu memoria algunos actos casineros que fueran importantes para la vida local y cultural en el pasado.

 SMV – Recuerdo unos Reyes Magos en el Casino “de arriba”. Se monto una escalinata con una plataforma en lo alto, todo forrado de tela roja. En las dos ventanas que están a la derecha de la puerta de entrada, a la altura de las ventanas estaban los tres reyes y la escalinata bajaba hacia la calle ocupándola entera. Era maravilloso y la sensación que me produjo cuando el rey me dio mi regalo y me dijo cosas personales mías … . Jamás podía imaginar que los reyes supieran tanto de mí (Claro, era mi tío).

AZ – Imagina una Cortegana sin casinos. Ya sé que es difícil, pero ¿Cómo ha influido su existencia en la sociedad local?

SMV- Es difícil imaginar una Cortegana sin casinos, es parte de su existencia y de su ser, en ellos se ha planificado la vida de este pueblo

AZ – ¿Que influencia han tenido en la vida cultural de Cortegana? Sobre todo a lo largo del siglo pasado.

SMV- En la primera mitad del siglo pasado toda la cultura que tenia este pueblo pasaba por sus dos casinos. Allí estaban los mismos diarios y revistas que pudiera haber en la capital. Siempre había charlas. Los más influyentes, el cura, el boticario, el maestro, etc., siempre tenían embelesados a los demás

AZ – Tu visión externa: ¿Que valores o cualidades de cada uno de los casinos te gustaría resaltar?

SMV – Los valores y fines son en ambos casinos los mismos.

AZ – Representas y diriges una asociación cultural importante, con el Castillo como emblema. ¿Cómo se percibe en la Villa la existencia de esos tres (Casinos y Castillo) magníficos ejemplares del patrimonio serrano?

SMV- Podemos decir que son los edificios más emblemáticos del pueblo, acompañados de la Iglesia del Divino Salvador

AZ – Casinos y Asociación pueden ser compañeros de rutas futuras por sendas culturales y patrimoniales. ¿Crees en un futuro brillante compartido, en favor de Cortegana?

SMV- La unión hace la fuerza, trabajando en común se podrían hacer muchísimas cosas.

AZ – La Asociación Amigos del Castillo celebra cada año unas jornadas dedicadas a un tema monográfico cultural. ¿Cuál será el tema en las próximas Jornadas de julio de 2016?

SMV- La Asociación de amigos del Castillo de Cortegana, además de proteger y mantener el Castillo, tiene la obligación de velar por la Cultura Serrana. Y este año, sacando los pies del plato, lo hará por el patrimonio folclórico provincial, no solo en el folclore cantado, sino introduciéndonos en su vestimenta y sus danza.

AZ - Historia viventi

Haciendo una excepción, Azoteas se permite hoy un final de la entrevista, porque el motivo lo justifica: La integración de Sebastián Martín Vargas en la vida casinera de Cortegana, su enorme aportación a la Cultura serrana desde la asociación que preside y la vinculación que en su persona se hace de dos joyas de la historia popular del Sur: Casinos y Cine.

En un local que dirige, “Brasería Cine Martín”, hace honor a su padre y a su abuelo, al tiempo que nos ofrece uno de los ambientes cinéfilos más gratos que hemos encontrado en esta ruta casinera.

Cine y casinos. Hermanos de siempre en el ocio de los pueblos del Sur y muchas veces compartiendo espacio.

Cine, cine, cine, … Y casinos, casinos, casinos, …

 

Este artículo fue publicado por: Azoteas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*